Chinches en su hogar.

Asegúrese que realmente sean chinches y no pulgas, garrapatas o algún otro insecto.




  1.  ¡No entre en pánico!

    La eliminación de las chinches es difícil pero no imposible. No deseche todas sus pertenencias porque la mayoría de ellas pueden ser tratadas y salvadas. Desechar las cosas resulta caro, y puede esparcir las chinches y causar mayor estrés.

  1. Piense muy bien en las opciones para tratar las chinches – no recurra inmediatamente a los productos en spray.

  2. Su enfoque debe ser integral. Intente otras cosas primero. Las técnicas para el control integrado de plagas (IPM, por sus siglas en inglés) pueden reducir la cantidad de chinches y limitar el contacto con plaguicidas. Si es necesario usar un plaguicida o producto pesticida, siga las instrucciones en la etiqueta o contrate a un profesional. Consulte los lugares que le ayudarán a conocer las diferentes opciones para tratar las chinches
  3. Reduzca la cantidad de escondites -- Mantenga la casa ordenada.

  4. En una casa desordenada las chinches tienen más lugares donde esconderse y su ubicación y tratamiento se hace más difícil. Si las chinches se encuentran en los colchones, es más difícil que lleguen a usted mientras duerme si coloca cobertores especiales para chinches en el colchón y somier (box spring). Mantenga los cobertores durante un año. Asegúrese de comprar un producto que ha sido probado contra las chinches y que es lo suficientemente resistente para durar todo el año sin romperse.
  5. Lave y seque en la secadora regularmente las sábanas, frazadas, colchas y cualquier ropa de cama que esté en contacto con el piso.

  6. Esto reduce la cantidad de chinches. Las chinches y sus huevos pueden esconderse en los canastos/cestas para la ropa sucia, así que límpielos cuando lave la ropa.
  7. No confíe en el sistema de congelamiento que puede realizar usted mismo, como método seguro para controlar la chinche.

  8. Si bien el congelamiento puede matar a las chinches, las temperaturas deben permanecer muy bajas durante un tiempo prolongado. Generalmente, los congeladores hogareños no enfrían lo suficiente como para matar las chinches. Colocar las pertenencias a la intemperie a temperatura de congelamiento puede eliminar las chinches, pero esta práctica puede requerir varios días si la temperatura es de 0° F y casi una semana cuando la temperatura es de 20° F.
  9. Use calor para matar las chinches, pero tenga mucho cuidado.

  10. Incrementar la temperatura interior con el termostato o con los calefactores no funciona. Se requiere un equipo especial y temperaturas muy altas para lograr un tratamiento con calor exitoso. El uso de bolsas plásticas negras expuestas al sol pueden funcionar para eliminar las chinches que se encuentran dentro de equipajes/maletas o en pequeños artículos, si el contenido toma la temperatura necesaria (aproximadamente 110°F durante por lo menos 3 horas).
  11. No le transmita las chinches a los demás.

  12. Las chinches son alegres polizones. Si usted desecha un colchón o un mueble que tiene chinches, usted, de alguna forma, debe destruirlo para que nadie lo pueda usar y contraer las chinches.
  13. Reduzca la cantidad de chinches para reducir las picaduras.

  14. El uso de la aspiradora puede eliminar algunas de las chinches. Pase cuidadosamente la aspiradora por la alfombra, el piso, los muebles tapizados, el marco de la cama, debajo de la cama, alrededor de las patas de la cama y por todas las grietas en la habitación. Cambie la bolsa de la aspiradora cada vez que la use para que las chinches no puedan escapar. Coloque la bolsa usada dentro de una bolsa de plástico herméticamente cerrada y en un contenedor de basura al aire libre.
  15. Acuda a los profesionales, de ser necesario.

  16. La contratación de un profesional de control de plagas responsable y con experiencia incrementa la posibilidad de eliminar las chinches. Si contrata a un experto, asegúrese que se trate de una empresa conocida y solicítele que utilice el sistema IPM (control integrado de plagas por sus siglas en inglés). Comuníquese con la agencia estatal de pesticidas para que lo asesoren en la contratación de empresas profesionales de control de plagas. Asimismo, la Citizen's Guide to Pest Control and Pesticide Safety (Guía para el ciudadano sobre el control de plagas y seguridad en pesticidas)(53 pp, 42Mb, About PDF) de EPA ofrece información sobre el sistema IPM, cómo elegir una empresa de control de plagas, el manejo seguro de los pesticidas, e información de emergencia.

 

¿Es seguro reutilizar las botellas de agua?

 ¿Es seguro?


Las botellas de agua están diseñadas con la idea de un solo uso.

¿Cuándo fue la última vez que lavaste esa botella de plástico qué sueles rellenar con agua? La que llevas al gimnasio o al parque con los niños. O esa que lleva días en el bolso o semanas dando vueltas en el auto.

Eso de rellenar con agua corriente las botellas de agua envasada es una práctica habitual, y sin embargo estos recipientes fueron pensados, diseñados y fabricados por sus respectivas compañías con la idea de un solo uso y en el mejor de los casos con la posibilidad de reciclar el plástico.

Entonces, ¿es seguro reutilizarlas? Hay muchos mitos al respecto y aquí te contamos qué es cierto y qué no.

¿Hay riesgo de fuga de químicos?

Uno de los mitos que abundan en internet y que pasan de boca en boca es el de que las botellas de plástico pueden liberar en el agua componentes tóxicos para la salud.

"En términos generales no hay problemas de seguridad para la salud al reutilizar las botellas de plástico", le dijo a BBC Mundo Ana Troncoso, catedrática de Nutrición y Bromatología de la Universidad de Sevilla, en España.

Sin embargo, hay algunos matices interesantes que conviene aclarar.

La polémica del BPA o Bisfenol A

Según la experta, está demostrado científicamente que los recipientes de plástico rígido a base de policarbonato que contienen el aditivo BPA o Bisfenol A sí lo pueden liberar sobre el contenido. 

De hecho hace unos años un estudio del centro para el Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos encontró que más del 90% de los estadounidenses tenían trazas de esa sustancia en la orina.

Los expertos coinciden en que el mayor riesgo para la salud asociado a la reutilización de las botellas de plástico es microbiológico. 

En efecto, en nuestra vida diaria estamos expuestos a esa sustancia desde una multitud de fuentes: el Bisfenol A o BPA es un producto químico muy común asociado a los envases de policarbonato y utilizado para fabricar todo tipo de termoplásticos moldeables, no sólo botellas sino también latas de alimentos y bebidas, recibos y extractos bancarios, CDs, etc.

Lo que ocurre, según explica Troncoso, es que la cantidad de esa sustancia que se libera desde las botellas es tan mínima que muchas autoridades reguladoras de la salud, como la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria o la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), no la consideran un peligro.

No obstante, puntualiza la experta, la BPA o Bisfenol A forma parte de un grupo de sustancias que se están reevaluando constantemente a nivel científico para descartar que sean potencialmente dañinas. 

Las botellas de plástico flexible hechas de tereftalato de polietileno, conocidas como PET por sus siglas en inglés, son 100% reciclables y no usan el Bisfenol A como aditivo. 

En estudios con animales y en dosis muy altas, según Troncoso, se ha relacionado esta sustancia con problemas endocrinos.

Y por un principio de precaución, en Europa está prohibido su uso en productos destinados para la lactancia y la edad temprana, como los biberones o las vajillas para niños, dice Troncoso.

También está demostrado que si el plástico se somete a temperaturas muy altas se multiplica la liberación de este aditivo.

Sin embargo, en su reevaluación más reciente de enero de 2015, la autoridad europea concluyó que "el BPA no constituye ningún riesgo para la salud de los consumidores de ningún grupo demográfico(incluidos fetos, niños y adolescentes) en los niveles actuales de exposición", que están muy por debajo de los niveles diarios establecidos como tolerables.

Por otro lado, las botellas de plástico flexible hechas de tereftalato de polietileno, conocidas como PET por sus siglas en inglés, son 100% reciclables y no usan el Bisfenol A como aditivo. Se pueden identificar por su símbolo triangular negro.

El verdadero riesgo: un nido de bacterias

Las grietas en el plástico son un lugar idóneo para albergar bacterias, lo cual puede ser un riesgo para nuestra salud.

Los expertos coinciden en que el mayor riesgo para la salud asociado a la reutilización de las botellas de plástico es microbiológico.

Por un lado el deterioro por el uso diario de la botella puede provocar la rotura física del plástico, en forma de rayados, grietas o quiebras en el material poroso.

"Su resistencia mecánica está pensada para un único uso", recuerda Troncoso.

Esas fallas en el material son un lugar idóneo para albergar bacterias, lo cual puede ser un riesgo para nuestra salud.

Por otro lado, a menos que las botellas sean lavadas regularmente, la reutilización de los envases de plástico conlleva una contaminación bacteriana, con microorganismos procedentes de nuestra propia boca, nuestras manos o por exposición medioambiental. 

Un estudio de 2002 publicado en la revista especializada Canadian Journal of Public Health analizó muestras de 76 botellas de agua utilizadas por estudiantes de primaria.

Según Troncoso deberíamos considerar la botella de plástico como cualquier otro utensilio de cocina, que siempre lavamos después del uso.

Algunas de las botellas habían sido utilizadas durante meses sin ser lavadas. Los investigadores encontraron que dos tercios de las muestras tenían niveles bacterianos que excedían los límites recomendados para el agua potable. 

Según Troncoso, deberíamos considerar la botella como cualquier otro utensilio de cocina, que siempre lavamos después del uso.

En efecto, la Asociación Nacional de Empresas de Aguas de Bebida Envasadas de España también recomienda no reutilizar o rellenar las botellas de agua envasada por razones organolépticas, entre otras.

"Si se ha bebido directamente de una botella y se ha rellenado repetidas veces con otro tipo de líquido o alimento, el interior de estos envases ya no mantiene sus iniciales condiciones de total asepsia pudiendo incluso contaminarse con microorganismos y bacterias que proceden de nuestra boca o del ambiente", le dijo a BBC Mundo.

Así que si insistes en rellenar esa botella de agua, al menos puedes seguir estas recomendaciones para minimizar riesgos: antes de usarla inspecciónala bien para asegurarte de que no tiene roturas y lávala con un detergente suave después de cada uso.

Estate al día de las novedades de la web entrando en el canal de Telegram https://t.me/webikapon.

  • Síguenos en nuestras Redes Sociales:
  • Twitter@ikapon y @Vidaeco
  • Facebookikapon
  • YouTube: Vidaeco & ikapon
  • Nuestra TiendaIka-Tienda. Donde encontraras una gran variedad de productos de excelente calidad y a precios convenientes! Visítanos!

Destacados